domingo, 5 de abril de 2020

Primavera Helada



Las peores despedidas son aquellas que nunca se dijeron.








Me aterra el silencio que se ha instalado entre los dos, reconozco que ese sentimiento no es nuevo.
Deseo romperlo, pero es el miedo el que me paraliza. Te observo como si en realidad no te hubiese visto nunca.

Hablo, porque seguir mirándote duele, con una intensidad que aún me sorprende,las palabras encajan a la primera unas con otras y me escucho preguntarte:



-¿Quién seré sin ti?

¿Estarás bien?.

-¿Donde estaré?

-¿Estarás aquí, donde siempre
has estado?

-Estaré sin ti, ¿Me constará mucho superar

  la soledad?
-Sí, mucho, pero, tranquila con el tiempo todo
  volverá a la normalidad, todo lleva su ritmo.

-¿Pensabas que esto podía pasar?
-Lo temía, pero no quería deshacer tu ilusión.

-¿Quién eres, no te reconozco?

-El epicentro de tus miedos.

-¿Que puedo hacer?

-Debes salvarte, salvarte de mi.
  no luches, no te resistas.

-¿Como lo consigo? No tengo apenas fuerza.

-Ten calma, todo volverá a su ser.

-¿Y que hago con mi ruido? Este estribillo constante

que se repite en mi cabeza y que no cesa de repetir que tu ya no estarás. 
¿Como calmo el dolor? ¿Como cambio el gris que se ha instalado en mis días por el azul que antes tenía?
¿Como supero el nosotros y corto el vinculo invisible que nos une?
-Podrás, todo pasará.

-¿Por qué pasan estas cosas?

-Las cosas cambian...

-¿Me abrazas?

-Ven.

No hubo distancia entre ambos, ni reproche alguno.

La rabia se disipó y murió.



Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

3 comentarios: