martes, 14 de agosto de 2018

Oblivion


He vivido sin sentir desde hace tanto la pérdida que ya no duele; y rutas y reflejos del mundo me dejarán flotando en libertad.

                                                                                                                 Robert Lowell














Se quedó varado,
la vida 
se volvió indiferente.

Se refugió en recuerdos
de los que era 
incapaz de salir.

En la tristeza
de sus lágrimas
toda su pena 
que le ahogaba.

Se volvió invisible,
se llenó 
de impaciencias contenidas.

Descubrió que siempre
hay algo frágil
en el silencio
que a veces se hace
insoportable.

Que los anhelos
se convierten
en desesperos.

La mirada se le volvió
más oscura,
la desconfianza
en su alma
anidó
y su corazón dió
cobijo a la discordia.

Su voz ahogada
se hundió en la tormenta.

Más callado y solitario
que nunca,
acarició sus lágrimas,
sereno e impasible,
libre al fin,
lo acepto.

Debía perderse 
para encontrarse,
intentaría pasar de puntillas
sorteando un agujero negro,
evitando caer,
bordeando todos los peligros,
con cautela,
hasta encontrar
un punto seguro.

Huiría, avanzaría, escaparía,
se escabulliría de ella,
por miedo a hundirse
en la penumbra
y desaparecer.














Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

jueves, 26 de julio de 2018

Un mar para esperar





No más palabras. Las conocemos todas, todas las palabras que no deben ser dichas. Pero has hecho mi mundo más perfecto

                                                      Terry Pratchett 









Entre un millar de dudas, un susurro:
 -Tengo algo que decirte.

De arriba a abajo, un desagradable escalofrío recorrió su cuerpo. Se recostó sobre si misma, observando tras la ventana la línea que formaba el mar en el horizonte.

 Respiró. Sabía que su mundo se iba a volver loco, de repente todo se había precipitado y no sabía cómo controlarlo, desgraciadamente, intuía que para cuando lo descubriera, sería demasiado tarde.

Ni la luz radiante del cielo, ese día de verano, consiguieron aplacar la sensación de amarga ansiedad. Y eso, solo era el comienzo.

No se veía capaz de hacerle frente. Volvió a notar que el aire le faltaba, y de pronto un nudo empezó a comprimirle la garganta.

 Se incorporó, abrió la ventana, entonces pensó que el mar se hizo tal vez para la espera, respiró despacio para poder afrontar el momento que se acercaba y lo que lo reduciría todo a escombros.

Se giró, se acercó, y se dispuso a escuchar, aunque lo que realmente quería era tornarse invisible.

-!No!, es la única palabra que recuerda, la que cerró las puertas de alma, de su vida.

-Todo irá bien, ya lo veras, estarás bien. Lo escuchó decir.


-Lo sé... mintió.



Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

martes, 24 de julio de 2018

Sin posdata


Las cartas no son más que un trozo de papel. Aunque se quemen, en el corazón siempre queda lo que tiene que quedar; por más que las guardes, lo que no tiene que quedar desaparece.”

                                             HARUKI MURAKAMI
















                                        En algún lugar lejos de ti, julio de 2018.



Mi querido amor perdido, quizá el recibo de esta carta te remueva emociones, sensaciones, recuerdos, quizá la conciencia y la rompas rápidamente en mil pedazos, como una vez rompiste mi alma, pero si tuvieras la paciencia de detenerte y leer con el corazón cada línea, entenderías que no cabe rencor ni amargura en mi.

Debo recordarte que lo que una vez fue alegría se volvió tristeza, la duda se  coló en nuestras vidas y un cansancio profundo nos hizo abandonarnos.

 No conseguimos encontrarnos, fingimos no vernos, nos esquivábamos para no rozarnos, no alzábamos los ojos para no encontrarnos en nuestras miradas que eras el reflejo del dolor, la perdida y el sufrimiento. 
Dejamos de hablarnos, el silencio entre nosotros se fue amplificando, y así seguimos, presentes y ausentes a la vez. La distancia se hizo tan grande…

No te apures, mis letras no son un reproche, pero no puedo seguir viviendo pensando en cosas tristes, mi corazón no aguanta ya más el luto por tu amor perdido. 

Has de saberlo, no por gusto sino a la fuerza, mis letras son las que ponen voz a mis labios callados que han puesto límites y se niegan en rotundo a decirte lo que hoy ellas te dirán, adiós, por y para siempre adiós.

Tengo que despedirme porque no te de dejo de pensar, te has convertido en un pensamiento huidizo y no puedo seguirte más.




                                                        La que una vez fue tuya.





Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

jueves, 19 de julio de 2018

Lágrimas azabaches



Porque ninguna lágrima rescata nunca el mundo que se pierde ni el sueño que se desvanece.


                                   Juana de Ibarbourou








Siempre llora,  y un pájaro solitario llega volando al quicio de su ventana y alegre se pone a cantar, no sabe porqué le recuerda a él.

Llora por tantos años perdidos, derrama lagrimas, solloza, noche tras noche se va llenando de lastima el corazón, la asfixia, se va enraizando en su alma.

Un nudo en la garganta, un nudo que ata otro nudo.
Le esperó estaciones enteras, el viento, se llevó sus preguntas que no le devolvió ninguna respuesta. Se fue sin más, sin despedirse y se quedó sola, acompañada de la oscuridad y el eco de sus palabras resonando en su interior.

La dejó perdida en algún lugar en medio de la nada. Ya no quedaba nada de él que la hiciera sentir a salvo. Sintió por primera vez la tristeza, a partir de entonces ese sentimiento iría unido a ella, como el calor ardiente del verano pegado a la piel.

Maldijo a la soledad, que olvidarle no le dejaba. El silencio fue su opción, lo dio todo por perdido. Con el rostro surcado de lágrimas se entregó a su pena, empezó a percibir que su resistencia se quebraba mientras se perdía en su recuerdo.

Respiró hondo y miró al cielo encadenada al mutismo, de repente todas las estrellas se volvieron fugaces. Algo se removió en su interior y sintió que necesitaba un momento para poner en orden su universo. Rumores de vida la acosaron, “Lucha, no te dejes vencer”. Se dio cuenta de que el silencio no la llevaba a ninguna parte.

Encontró cientos de razones para abandonar sus recuerdos, esos que la acosaban. Eran trozos, retales de su vida y los fue guardando en cajas imaginarias en lo más profundo de su memoria.


Se tragó su tristeza, la resignación reemplazó a la melancolía. Diluyó todas sus ilusiones con el agua salada de sus lágrimas, las últimas que brotarían por el pasado, para asumir el control de lo incontrolable.





Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

viernes, 13 de julio de 2018

El principio de un final





El amor ahuyenta el miedo y, recíprocamente el miedo ahuyenta al amor. Y no sólo al amor el miedo expulsa; también a la inteligencia, la bondad, todo pensamiento de belleza y verdad, y sólo queda la desesperación muda; y al final, el miedo llega a expulsar del hombre la humanidad misma.



                                                                                          Aldous Huxley












Mi  vida es un caos, pero en mi mente no hay desorden.

Recuerdo perfectamente cada una de las palabras que aquella noche me dijiste, antes de que empezaras a mentirme, y que me unieron a ti:

-“Tienes en tus ojos margaritas, campanillas en tu corazón, risa de cascabeles
Y un alma pura, que quiero para mí.
Ya no tienes que preocuparte por nada, ahora estás a salvo, duerme tranquila, ya no estás sola”.

Olías a tabaco, a perfume de limón, a naranjas, a vino, a tardes de sol, a libertad y a sol.

Para ti no era difícil vivir, divertido y alocado como una noche de verano. Mirada intensa, sonrisa franca, llena de ilusión. En tu caminar el rumor del mar en septiembre. Me gustaba oír tu nombre saliendo de tus labios, y es que me decías palabritas de amor y el mundo giraba más despacio.

La felicidad nos visitaba cada madrugada, regalándonos un festín de sentidos por descubrir. No se piensa en el mal tiempo cuando cuándo brilla el sol, pero el mal tiempo se instaló en tu alma y todo cambió o quizá esa era la realidad que no supe ver, suerte ciega, pues las personas no cambian.

Nada debió ocurrir así, pero todo sucedió. Podría haber ido a cualquier parte pero mis pasos me llevaron a ti. Nunca olvido lo distinto que podría haber sido todo si no te hubiese creído, pero me tentó la posibilidad de ser feliz, perdí la cordura…

Y me dormí.  Pero mis sueños junto a ti no han sido hermosos, al contrario, has sido mi peor pesadilla. Tú no eras quién yo esperaba.

Vivo rodeada de silencio, porque me da miedo romper el silencio y que tú me rompa a mí. Si hay silencio soy como el viento, soy invisible, me paseo por la casa de puntillas, tratando de pasar inadvertida.

Así que no hablo, no lloro, no protesto, no me quejo, casi, casi ni respiro, a veces, creo que solo lo imprescindible para no morir ahogada.

Triste paradoja, ahogarse y seguir respirando, respirar y querer ahogarse.

Soy  tan solo sombra y silencio, alma en pena, ni reflejo de lo que un día fui, delgaducha y pálida, ojerosa con la ropa demasiado grande y desaliñada, tan solo soy invisibilidad.
He aprendido a hacerme un ovillo, a esconderme por los rincones, sé cómo hacerme  pequeñita.

 Con los ojos muy abiertos y la mirada perdida llena de miedo, tan solo escucho una voz que me habla, solo miro y siento en silencio, el miedo. Unos pasos que se acercan y de repente, caigo de bruces sobre la tierra caliente y tan solo deseo que el aire me levante y me lleve lejos de aquí, donde se acaba el mundo, para que tus golpes no me alcancen.

He aprendido a esquivar, a driblar a luchar con la vida y la muerte.
Cada día para mí es un día nublado y gris, y yo, sobrevivo tensa y débil, pues son muchos años acostumbrada a esconder mi rostro de la luz,  pero algo dentro de mí se remueve, se retuerce y trata de abrirse paso,  renazco cada amanecer atada a una esperanza y mis deseos van llenando mi corazón y mi alma que ya no aguanta más, de la fuerza y el coraje para poder decirte algún día  con voz alta y clara que tan solo deseo para ti:

 Que tus palabras sean las que un día se conviertan en silencio.
Que tu voz se olvide de mi nombre.
Que se hundan todas tus naves y tu brújula pierda el norte para que nunca encuentres tu destino.
Que los hilos de tu vida se enreden y retuerzan y no puedas levar anclas.
Que mil huracanes te arrastren por mares oscuros y abisales.
Que nunca para ti, brille la Estrella del Sur.
Que la bestia que llevas dentro, te engulla y te arrastre a las profundidades del infierno.
Que te abrace siempre el sinsentido cuando te enfrentes a tu soledad.
Que te mueras y nadie te recuerde.

Pero, lo que más deseo cada día, es que antes de que todo esto te suceda, y  ten por seguro, te sucederá, me oigas cantar, reír. Me veas bailar, saltar y correr.
Que mi voz, inunde todos tus rincones, que me veas brillar y mi luz te ciegue. Que descubras que puedo volar, que mis alas son fuertes para llevarme lejos, muy lejos de ti, de tu silencio.
Es cuestión de tiempo.
Y mientras tanto, espero…
Deshojando margaritas
sí, no.
Deshojando margaritas
hoy será, no será.
Deshojando margaritas
todo llega, todo pasa;
sí, no…


Hasta que un día encuentre mi margarita con pétalos impar. No dejaré que me encuentres. No volveré a pensarte para no remover un dolor que nunca entendí





Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

domingo, 1 de julio de 2018

Un cuento para Lola










Erase una vez una historia. Tú historia…
Hicieron prisionera tu alma,
te arrancaron la esperanza,
te dejaron herida,
desangrando sentimientos.

Dolores, en tu nombre
y en tu alma.

Supiste despertar,
porque sabías que,
aunque doliera, hacerlo,
era volver a empezar,
y lo hiciste con fuerza,
para correr y atrapar
tus sueños,
para aprender a respirar.


En esta historia llamada Vida,
supiste luchar y ganar.

Ahora, en las sombras
nadie te espera,
pues tú eres luz y todo
lo llenas.

Tu alma ha crecido, tu corazón
se ha llenado de vida, amor
deseos y ansia.

En tu sonrisa ya caben
todas las estaciones,
en tu mirada, se reflejan
todos los sueños
que habías perdido.

Tan solo te deseo
que tu mundo
sea un canto sin fin,
que el sonido del tiempo
te regalé las mejores melodías.

Que sigas tu rumbo
sin encallarte,
que no encuentres tierras frías,
ni senderos oscuros,
aunque esta vez, no podrás perderte.

Todo lo bueno te espera
porque el amor
une la vida con fuerza.
  
Y la historia continuará…….






 Sembramos cariño
guardamos recuerdos
recogimos el vínculo
de la amistad.

Tu cómplice, tu compi, tu amiga, tu hermana
Ali






Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

miércoles, 20 de junio de 2018

A este lado del espejo





Y como la ceniza que se vierte
las manos arden
y arde la sonrisa
las uñas se rebelan
y el corazón se sale de su órbita.
Es que el dolor tiene un vestido en todo, y es invierno y es verano,
musgosa soledad
y piedra en sombra

                                                                                       Ricardo Bogrand.








Cuando se queda sola
frente al espejo.
Cuando se queda sola,
y se despoja de la mascara,
cura sus heridas
con el agua salada 
de sus lágrimas.

Con la cara mojada
de llanto,
despinta sus ojos
y el espejo le muestra
su tristeza,
y se sumerge 
en un abismo de soledad.

Tiembla toda entera
un nudo en la garganta
y un miedo terrible
a que nada pase,
a que no pueda
seguir viviendo así,
a dejarse arrastrar
por la corriente
a que de nuevo
le alcance la tormenta
y vuelva a quebrarse
su alma.

Miedo a volver a llorar
en silencio, a escondidas,
miedo a ser invisible,
miedo a que a nadie le importe.

Y se mira de nuevo 
en el espejo,
esperando encontrar
un atisbo de esperanza.

Se siente pequeña, gris,
cansada.

Apaga la luz, la oscuridad
la engulle, todo el frío
del invierno la envuelve
y en medio del silencio
crece un sollozo.

Se duerme, tiene toda la nocha
para inventar un nuevo comienzo
que evapore la tristeza,
cuando al amanecer
se mire a este lado del 
espejo.





Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

viernes, 15 de junio de 2018

La herida del tiempo



Yo te he visto en los intervalos: la luz
a rachas alumbraba tu rostro en la tormenta.
Eras tú y no eras: pues en la oscuridad
yo te llamaba y tú me respondías,
y también era tuya esa negrura,

tuya como el eco absurdo del viento.


                                                                                                    Jordi Doce










Aprendí a tragarme
las lágrimas,
olvide las palabras
de amor
pero no bastó,
quedó un corazón 
lleno de dudas.

Perdí mi mundo
y no pude encontrar 
uno nuevo.

Me entretení con mis
 sueños,
pero tampoco bastó,
yo que te quise tanto
no sabía muy bien
que hacer sin ti
y tan solo despertaba
nada más que 
más melancolía.

Busqué un lugar
donde esconderme
no quise que me alcanzase
tu mundo irreal
no quería que me aplastaras
 otra vez,
pero me sentí perdida,
a la deriva.

Aprendí entonces
a convivir con las dudas,
la angustia, la desilusión, 
la desconfianza
sin mencionar jamás
aquella oscuridad.

Me desperté en el más
profundo de los silencios,
fue cuando en mi corazón
la esperanza poco a poco
se fue corroyendo.

No me dejabas respirar
me estabas axfisiando
y yo necesitaba
tomar aliento,
respirar hondo
y llenar de aire mis pulmones,
pero todo a mi alrededor
ardía
y yo no quería consumirme
convertida en cenizas.

Había que reconstruir una vida,
entonces aprendí a disolver 
tu imagen en el recuerdo
y fui dejando una vida pasada
cada vez más atrás en la
memoria,
y aprendí,
ahora lo sé,
qué,
 todo era posible



Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

jueves, 14 de junio de 2018

Hasta que pase lo malo





Desconozco los planes del destino.
Soy el instante
en que la ausencia

es arrebatada por un silencio.

                                              Daniel Chirom.






A la espera de una carta, al abrigo del silencio de una chimenea agrietada, voy imaginando historias en las paredes, para sacar de mi cabeza las nubes negras que enturbian mi descanso, que me hacen sentir muy lejos de todo, de este caos donde no quiero estar.

Quizá así pueda detener el tiempo, dejarlo suspendido, quizá pueda quedarme así, quieta mirando el vacío, dejando pasar las horas muertas, poder sentirme  a salvo y evitar que la sensación de vacío  y soledad se cuele en lo más profundo de mi ser.


Quizá así pueda ahogar esa sensación que me traspasa y me revuelve por dentro.

Siento un extraño alivio al pensar que quizá pueda conseguirlo, encontrar refugio, un momento de quietud, aunque la lluvia caiga con fuerza y la tormenta siga desatada.

Quizá así pueda reencontrarme de nuevo, dejar atrás la incertidumbre, quizá no es aún demasiado tarde.


Mientras la tormenta descarga con toda su furia, sigo tranquila, mirando las paredes, escuchando mi respiración, acompasándola a los latidos tristes de mi corazón, esperando ver salir el sol, uno nuevo, que me haga no mirar atrás para no sentir así fragilidad, olvidar los oscuros pensamientos que me invaden y me hacen sentir vacía, preparándome para que el mundo vuelva a girar y yo con el.

Hasta que pase lo malo...respiro


Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

domingo, 10 de junio de 2018

Un lugar donde esperarte




Nada importa si el tiempo dejó huella en tu rostro:
para mí serás siempre aquella que me espera,
tejiendo mi regreso.

... Soy demasiado vieja.
Casi no te recuerdo y nunca esperé a un héroe.
Sí, mi nombre es Penélope.

                                                                                             Teresa Ortiz.











Es allí donde iré
a orilla del mar.

Allí te esperaré
confinada bajo la luz 
de la luna y del ardiente sol
día tras día.

Mientras encuentras el camino
de vuelta,
mientras vuelas cual pajarito
libre en busca de tu norte,
viviré  al otro lado del espejo,
pero, tras el otro el espejo
estaré atenta a todo.

Cuando vuelvas,
no te preguntaré nada
con absoluta certeza
con total seguridad,
te aceptaré.

Ahogaré tus palabras 
con el aliento 
de mis besos,
con una caricia alejaré 
tu soledad,
nuestros cuerpos trenzados
querrán ser uno.

Te llevaré allí 
donde nace el deseo
a conocer los sueños
que te harán 
renacer
y al final sí,
se enhebraran
los sentimientos,
los tuyos, los míos
para tejer un nudo
fuerte y llano
que unirá dos vidas.











Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com