viernes, 23 de octubre de 2020

A un paso de rendirse



La única manera de vencer a la tentación es caer en ella.

                            El retrato de Dorian Grey







Llega a toda prisa
como la resaca del mar
quiere entrar en su vida
como un huracán
darle fuerza
para seguir adelante.

Su abrazo de aire
corta su piel.

Es un intruso 
que quiere conquistar
sus rincones más secretos.

Lo siente y lo reconoce.

Cierra los ojos
deja que se meta
en su corazón,
tan adentro,
tanto,
 que se vuelve pétrea,
entonces se calma,
por fin puede respirar.

El viento azota su rostro
la luz de la razón
la deslumbra
como si le rebelara
que juntos
podrán vencer a la oscuridad
porque es inevitable 
quererse.



Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

miércoles, 21 de octubre de 2020

Mi letra perdida




Uno siempre debe dibujar. Dibujar con los ojos cuando no pueda dibujar con un lápiz. 

                                       Balthus











Me falta una letra
la he buscado
pero es que no la encuentro,
fue la primera que perdí,
la dejé escondida
entre las sombras
mientras huía
en busca de luz
y espacios vacíos.

No tuve miedo a perderme
y comencé a caminar
sin temor a no saber
regresar,
solo tenía que ir deshaciendo
el camino recorrido.

Y así lo hice,
cuándo regresé,
cuándo deje atrás
la arena dorada, el coral,
cuándo solté anclas,
encontré la brújula 
que me orientó de nuevo
al este
y el Faro iluminó 
de nuevo el camino.

Se llenó del perfume
de la primavera,
como el de un amor
recién nacido.

Retrocedí y mis pasos
retumbaron en el silencio.

Pero aunque me esfuerzo.
no logro encontrar
mi letra perdida,
quizá sea porque la deje
manteniendo el equilibrio
al borde de un barranco
y ahora me encuentro
aquí sentada
haciendo garabatos
con tizas de colores
en un suelo de cemento
dibujando promesas
de una vida futura
que no tiene certezas.


Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

martes, 20 de octubre de 2020

Útima primera vez


Cuándo termine todo esto,porque terminará, quiero que el mundo (mi mundo) se llene de
primeras veces.

                         Carlos Gómez B.





Por primera 
y última vez
sábanas con olor
a cuerpos húmedos.

Cielo de tormenta,
el destino
se ha puesto en marcha,
ha trazado un plan
para que no puedan 
decirse que no.

Al margen del tiempo
palabras breves
y desnudas.

Sonrisas
y suspiros.

Una promesa de amor
que se escucha 
tras el dolor.

Volveré...

Por primera y última
vez,
la noche se rompe
y el cielo 
llora
por ellos.






Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

miércoles, 7 de octubre de 2020

El abrazo de la soledad

El secreto de la soledad es que no existe soledad.

                                       Joseph CooK






Se abrió a la soledad
y la soledad le gustó.

Lo hacía cuándo
la realidad le aburría
para que los ojos
no se le llenaran
de lágrimas.

Entre el corazón y la razón
sus pensamientos
quedaban suspendidos
en otras realidades
así, intentaba despegar
de su alma
ese dolor enquistado
que era como una fotografía
que dura toda la vida.

Pensaba en una vida nueva
que quería nacer,
una nueva vida sin heridas
sin amarres,
una vida ligera,
sin pesos, sin lastres,
una vida vacía.

Se alejó de todo 
y de todos 
para dejar de sufrir,
a un lugar lejano
donde intentar
sufrir un poco menos.

En las noches sin sueño
le sobrevenía el vacío.
Melancolía y desesperación,
pues nunca sabría lo que
la palabra siempre.

Pero su paz
era superior a todo
y su tranquilidad
le daba seguridad.

Abandonó sus recuerdos,
aprendió a comprender,
halló la paz
en el silencio.

Se deshizo de la ira
abandonó los reproches
se olvidó 
de las preguntas sin respuestas,
del inmenso dolor
que le causó
el abandono.

Aprendió a vivir
sin penas propias
ni ajenas.
Le bastaban
sus certezas, 
y con ellas se quedó.



domingo, 4 de octubre de 2020

¿A cuánto te quedaste?



¿Escucha! El viento está aumentando, y el aire es salvaje con las hojas. Hemos tenido nuestras noches de verano, y ahora es la hora de octubre.

                                               Humbert Wolfe.












Rumor otoñal
gris de Octubre.

Tiempos difíciles.
Tañido de campanas,
silencios del pasado
enmohecidos de tristeza.

La tarde oscurece
otoño templado
callada, mirando
hacia ningún lado
para no tener que hablar.

Sin lágrimas, ni rabia.
Octubre triste.
Que el llanto 
no quiebre tu voz.

¿A cuánto te quedaste?.

Un denso velo,
nada importa,
todo queda muy lejos
no hay tierra firme
entre los dos.
Vertigo.

Aferrada a un sueño.
Las campañas de la iglesia 
te sacan de tus pensamientos,
olvidaste cosas de no deberías
haber olvidado.
Si él lo supiera.
Si lo supiera...
Incertidumbre de días perdidos.

Un cielo oscuro, despejado.
Te encierras en tu soledad
con el alma llena de nostalgias,
un grito rasga el cielo
como una hoja de papel.

Se desata una tormenta 
en tu mirada,
luchas con todas tus fuerzas
contra las lágrimas.

Ráfagas de recuerdoss.
Memorias contaminadas
de dolor.

¡Ay de ti!, que te miró.

Un llanto sin control,
un llanto que llegó 
sin esperarlo,
abriendo boquetes
en tu corazón.

¿Quién eras tú
antes de él?

Sonríes para envolver
el dolor,
para que no te duela tanto
y pueda caer por fin en el olvido.







Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

jueves, 1 de octubre de 2020

Todo pasa...



El tiempo pasa, siempre acaba pasando, es sólo una cuestión de tiempo.

                                            Jorge Wagensberg.




                                                                  
                                                    





 
Pasó la vida.
Pasó el tiempo.
Pasó la distancia.
Pasó el olvido.
Pasó lo inevitable.
Pasó lo inexplicable.

Pasó el amor
Pasó el desorden
el caos, el rechazo,
pasó.

Cómo un viento pasó
por su vida,
llevándoselo todo por delante.

Llegó la duda
llegó el reproche
llegó la infelicidad.

Llegó la amargura,
la certeza del dolor 
que se aproxima.

Llegó el adiós,
tedioso y difícil 
de entender.

Llegó el futuro
instantes de dolor
y miedo.
Llegó un  largo periodo
de tiempo suspendido.

Llegó una posibilidad
con sueños 
que lo entretenían.


Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

domingo, 27 de septiembre de 2020

Ángel mortal

No sé si alguna vez habéis visto llorar a un ángel. Si no es así, es una experiencia que no os recomiendo. Las lágrimas de un ángel son mucho más perturbadora que la risa del demonio.

                                                  Laura Gallego.








Miradas,
donde me encontré
Y me reencontré.

Ojos profundos
unos ojos profundos
que miran más allá
que me miran fijamente
y me desnudan.

Mirada profunda
de quién una vez
no conoció el miedo
y ahora sólo reflejan angustia.

Yo ví lo que los demás
no veían,
la más absoluta soledad.

Así de simple,
así de sencillo.

Tus ojos heridos
se detuvieron en mi
y pude ver en tu interior
todos tus deseos truncados.

Ante mi, tu alma desnuda,
sin adornos, sin tapujos,
pensé, ojalá, tu mirada
se quedará para siempre
atada a mis ojos.

Tu sonrisa era triste
y dulce.
Tus silencios confusos,
tu voluntad
estaba dolorida.

Un gran peso en la memoria
y un corazón destruido
hacia que te ahogaras
dentro de ti mismo.

Mi ángel mortal,
deja que sea yo quién
cure tus heridas,
esas que terminaron
nunca de sanar.






Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

domingo, 20 de septiembre de 2020

Pongamos que hablo del amor





En verano las manos del viento mueven invisibles hilos en  el aire, que unen las olas, los cabellos  y los pensamientos.
      
                       Fabrizio

 



Era verano
hacia calor
Manuel, con los ojos
trenzados de esperanza,
quería enamorase
y encontró a Miguel
con cara de soñar tristezas,
con aliento a diciembre.

Los dos se miraron
y fue como si su mirada
pudiera suspender el tiempo.

Era imposible mirarlos
y no estremecerse.

Manuel, quiso poner voz
a todos sus silencios.
Miguel a cambio
ocupó todo su espacio.

Besos pausados,
intercalados
con palabras de amor,
labios que rozan 
la piel,
miradas desnudas
que los hicieron cómplices.

Una ilusión extraña,
como un pellizco
de esperanza
con la certeza
de una futura calma.

Huérfanos de un destino feliz
pero sin rencor
ni cuentas pendientes
decidieron vivir
y mirar hacia el futuro
juntos.

sábado, 19 de septiembre de 2020

Lo que la vida le debe a la esperanza





Quién deje pasar de largo la más bella historia de su vida no tendrá otra edad que la de sus pesares y no habrá suspiro en el alma capaz de mecerle el alma.

                                                                                                               Yasmina Khadra.










Ella miraba las letras de su libro, él miraba el mar, un mar teñido con los colores cálidos del crepúsculo.
Sus miradas ya no se cruzaban, las palabras empezaban a escasear entre ellos, tan lejanos, tan extraños, la vida corría entre los dos desbocada. Los sentimientos encontrados se iban enquistando creando un muro infranqueable.

Las señales estuvieron ahí todo el tiempo, pero prefirieron ignorarlas para no llegar a vivir un final incomprendido, lo que tenía que darles consuelo, tan solo les dejaban desconsuelos.

Protegidos de un día de invierno un cruce de miradas y un vértigo que los sacude y las palabras que se quedan a medio camino entre las explicaciones y las disculpas, buscando quizá el final de las cosas.

Silenciaron las voces, apagaron el fuego, no se iban a contar como había sido la suerte de sus vidas, no se iban a decir que conocían la tristeza más profunda y la soledad infinita. No se iban a confesar que llevaban una melodía interior que se poco a poco se iba convirtiendo en una sinfonía imposible de aplacar.

Tenían por delante todos los días de un futuro aún ausente, pero no encontraban el puente para poder avanzar, atravesar el camino angosto que haría todo más suave y soportable, que los devolviera a la vida, a algún lugar en el mundo solo para ellos.

Sabían que era necesario encontrarlo pronto, o su vida se convertiría en un silencio rotundo, intentar llenar espacios vacíos que se habían formado entre ambos, recordar que hubo una vez que un futuro los unió, que tuvieron una meta común.

Levantaron la mirada y permanecieron unos segundos en silencio, observándose detenidamente, algo muy parecido a la esperanza se reflejó en sus ojos. Esperaron en silencio uno frente al otro.

Ella, bajó los parpados para ocultar las lágrimas. El rostro de uno se reflejaba en los ojos del otro, respiraron acompasados, marcando un tiempo que parecía haberse detenido para siempre.

Anticipándose a los pensamientos, pese al desorden de los recuerdos, las trampas del olvido, los silencios guardados y la extrema fragilidad de las palabras, se dieron cuenta de que jamás se habían alejado de la esperanza, de que los recuerdos tienen alma y pesan.

Se acercaron, se besaron, se abrazaron rompiendo la distancia, sus manos, volvieron a crear su mundo. Se regalaron sonrisas que aliviaron. Verdades desnudas que  por fin se expresaron, que se convirtieron en realidad, que tomaron forma, que se regalaron como el mayor de los presentes, con infinita ternura, se ofrecieron la vida.

Se dieron esa oportunidad para sentir lo que una vez ya fueron, prometiéndose que no habría más incendios en el horizonte, para poder volver a ser uno.





Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

domingo, 13 de septiembre de 2020

Necesidades




En una palabra, fui demasiado cobarde para hacer lo bueno, como para hacer llevar también  a cabo lo malo.

                                                                       Grandes Esperanzas.







Una mujer madura
gastada por la vida,
carente de ilusiones,
necesitaba distanciarse
y huir.

Fundirse en el olvido.

Un instante de respiro
con salida al infinito.

Un atajo que no puede
ignorar,
recuperar,
con una suerte 
de alivio
el tiempo de la esperanza.

Una escena
mil veces soñada,
recuperar 
el derecho a soñar
para lograr
salvarse del olvido.

Sentirse libre
frente a la realidad.




Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

martes, 19 de mayo de 2020

Historia de dos soles oscuros




Dices que tienes corazón, y sólo lo dices porque sientes sus latidos. Eso no es corazón…; es una máquina, que, al compás que se mueve, hace ruido.

                                                               Bequer












Cuéntame como estas...
Me preguntas así, de repente, alterando mi tranquilidad.

No, no te contaré nada, si lo hago, quizá te quedes conmigo para siempre y sé que no es lo que deseas, así que no te contaré nada.
Además mi cabeza es una madeja de pensamientos enredados y no sabría que decirte, he perdido las respuestas a todas las preguntas que puedas hacerme.

Sé por experiencia, que las palabras no se las lleva el viento, todo queda, y yo no quiero que nada entre los dos quede, porque soy como un animal herido que tiene miedo y vivo escondida porque siento cada día mi debilidad entre los dos.

Creo además, que aunque gritara,mis palabras no te alcanzarian nunca, pues desde hace ya tiempo tan solo intercambiamos silencios.

Y tampoco es que este mal, a veces, nos dicen más que  las palabras, tan solo hay que aprender a  escucharlas. No tengo dudas, nunca he tenido dudas respecto a mi amor, pero eso no me tranquiliza, al contrario, pensarlo me pone nerviosa, no me gusta está soledad, pues se que desde hace tiempo ya no formo parte de tus pensamientos.

Tu mirada nunca miente, no puedes hacerme trampas y decirme que me querrás toda la vida, y yo sé que lo necesito, por eso, apenás te miro, pues no quiero desmoronarme, así que nos pasamos la vida disimulando y la indiferencia es lo que flota a nuestro alrededor.

Ya no lucho, para qué, ya has elegido por mi. A mi se me acaba la esperanza y no es solo por la pena, no es solo por el dolor, es el miedo el que me empuja.

Miedo a perder, a perderme a mi misma. Ahogarme en la melancolia y que los hilos que me anclan a la tierra se deshagan lentamente y me hagan despegarme del abrazo fuerte de la vida.














Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com


domingo, 17 de mayo de 2020

MARCELA




Me volví loco, con largos intervalos de horrible cordura.

                                                Poe.














Marcela, la de los ojos
tristes,
la que se hace preguntas
para las que no encuentra
respuestas.

Marcela a la que le pesaban
los años perdidos
enajenada y ausente.

Pobre Marcela
La que una vez
fue dulce y abnegada
la que quedó inerte
llorando amargamente.

Marcela
sombra triste
de lo que un día fue,
no encontró 
el camino de vuelta.

Neblina grisacea
desaliñada y sucia
que la cubrió de harapos.

Marcela tan solo
pidiendo por compasión 
limosnas de ternura.

Marcela llena 
de huecos vacíos ,
dolores añejos
Marcela,
rodeada de nubes espesas
que crearon ausencias.


Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

jueves, 14 de mayo de 2020

Solsticio de Verano



Quiero decir que mi corazón está ligado al vuestro, de modo que ambos sólo pueden ser uno: dos pechos unidos por un mismo juramento, no son sino dos pechos y una sola fe.


                                             William Shakespeare
                                                                                 





Una piel de verano
labios color cereza
frágil corazón
un sonrisa
donde perderse.

Él la desea
ella se entrega.

Con la voluntad
quebrada
apagan la luz
y las caricias
se vuelven lentas.

Ella quiere amarlo
él la elige.

Y soñaron que cada uno
formaba parte del otro
sospechando que era
cosa del destino.

Ella quiere un futuro
él se lo concede.

Se compromete
y se apega a él
porque estar separados
es ya imposible.





Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com

miércoles, 6 de mayo de 2020

Destierros



  «¿Qué es ese ruido?»
                              El viento en la puerta.
«¿Y este otro ruido? ¿Qué hace el viento?»
                              Nada otra vez nada
                                                                                

 «¿No
sabes nada? ¿No ves nada? ¿No recuerdas
nada?»


                                           T.S.Elliot

















No pude evitar 
tanto barro
tantos charcos
tanta tierra
revuelta.

Tierra cruda
azotada por el viento
hechizada por la luna.

Tierra de niebla
de callejones oscuros
que esconden espantos.

Tierra de nadie
donde nada crece.

Tierra de fantasmas
tierra de nada
que te deja sin aliento.

La tarde quieta arde
en el techo de la noche,
insomnios y ausencias
espantando recuerdos
cubiertos de polvo y silencio
capas de memoria 
y olvidos,
una noria de soledades
y murmullos
que se hacen fuertes
en una tierra baldía,
un espacio en el alma
sin tiempo
casi sin vida 
ni centro
ni camino
ni linea 
ni horizonte.

Silencio dentro
del silencio más profundo.
Arena y sombras.
Llanto que inunda 
la mirada,
lágrimas que brotan
y tocan la llaga
que arde.

Serenidad que amansa
arrastrando la angustia
que guardas dentro.



Contacta Vía Mail: alinuski5@gmail.com